sábado, 8 de abril de 2017

Yemas de Ávila

El origen de las yemas de Ávila, llamadas también de Santa Teresa, es algo incierto.
Hay gente que dice que su origen es árabe y fue en los conventos, donde se empezaron a elaborar. Debido a la gran tradición católica de Ávila se convirtieron así en el dulce típico de la ciudad ,que pasó a elaborarse en las pastelerías allá por el siglo XIX.
Lo que es cierto es que la primera pastelería que las elaboró y registró la marca de 'Yemas de Santa Teresa' fue la 'Flor de Castilla', el gran éxito hizo que otras pastelerías también empezaran a elaborarlas pero bajo el nombre de 'Yemas de Ávila'.
Es un postre delicioso y como veréis no tan difícil de elaborar como pudiera parecer.


Yemas de Ávila


Ingredientes (32 - 35 yemas):

-  100 ml de agua.

-  200 gramos de azúcar blanca.
-  12 yemas de huevo.
-  corteza de limón.
-  1 ramita de canela.
-  Un poco de azúcar glas.




Preparación:

1- Echamos el agua en una sartén o cazuela y añadimos el azúcar, corteza de limón y ramita de canela. Lo removemos bien y cocemos a fuego medio-bajo removiendo de vez en cuando.
El almíbar habrá alcanzado su punto cuando esté en punto de hebra. Es decir, cuando sacamos el almíbar con una cuchara y lo volvemos a echar en la cazuela ,cae en forma de hilillo que se corta y sube.






 2- Apagamos el fuego, tapamos la cazuela del almíbar y lo dejamos enfriar unos 20 minutos, dejamos la corteza de limón y la canela para que siga infusionándose su sabor en el almíbar.

 3- Separamos las yemas de las claras y las batimos un poco.






4- Retiramos del almíbar la corteza de limón y la rama de canela, añadimos las yemas batidas poco a poco sobre el almíbar y vamos removiendo.



5- Una vez estén mezcladas las yemas con el almíbar ponemos la cazuela a fuego bajo, removemos constantemente y poco a poco vamos viendo como se espesa la mezcla, hemos conseguido la consistencia deseada cuando se empieza a despegar  fácilmente de las paredes de la cazuela.



6- Dejamos enfriar la mezcla en la nevera unas tres horas, podemos dejarlas en el mismo recipiente o cambiarlas a otro.



7- Llega el momento de moldear las yemas.
Vamos a usar azúcar glas. Lo puedes comprar pero, si tienes un molinillo de café puedes hacer el azúcar glas triturando azúcar normal con el molinillo.





8- Espolvoreamos azúcar glas en la mesa y sobre las manos para poder coger trozos de masa de las yemas y no se nos pegue demasiado.
No hay que amasar la mezcla, simplemente cogemos una pequeña cantidad , frotándola entre las manos hacemos una bolita que envolvemos en azúcar glas.








9- Para presentar las yemas ,se pueden colocar directamente sobre la bandeja , o las dejamos en unos pequeños moldes para magdalenas pequeñas o bombones.


Yemas de Ávila



Yemas de Ávila


Mis comentarios a la Receta


El sabor de las yemas es muy bueno, están aún mejor al día siguiente de hacerlas. Aguantan varios días en la nevera sin problemas y su sabor se va potenciando.
Es una receta sencilla de elaborar, ¡anímate a hacer unas pocas!.
Las claras se pueden escalfar y usar para acompañar ensaladas o sopas.
Aunque si quieres puedes emplearlas en otros dulces que sólo llevan claras como:

Tarta Pavlova
Soplillos de la Alpujarra

Puedes ver el video de esta receta en YouTube:








Bandera de la provincia de Ávila.svg
Ávila





1 comentario:

Alquila Coche en tus Viajes

Current_Promotion_ES_500x500

Viaja

Lanzarote 5 noches 728x90

Tus Vuelos Baratos

Busca y compara entre miles de vuelos